Blanqueamiento dental: esto es lo que necesitas saber

El blanqueamiento dental, como su nombre indica, es un tratamiento orientado a aclarar los dientes.

Lo primero que debes saber es que siempre y cuando se haga de manera supervisada y controlada no tiene por qué resultar peligroso ni dañino para los dientes.

¿Y qué significada hacer un blanqueamiento de manera controlada y supervisada? Pues que existen una serie de “normas” que hay que conocer y respetar.

¿Cuándo se puede hacer un blanqueamiento dental?

Estas son esas normas o buenas prácticas a tener en cuenta para decidir si hacer o no un blanqueamiento.

  • No pueden exisir caries no tratadas
  • Las encías tienen que estar en buen estado de salud
  • Es conveniente cambiar previamente los empastes antiguos de plata o amalgama por unos de composite o resina ya que hay estudios que dicen que el blanqueador puede provocar la liberación de mercurio
  • Si existen cuellos expuestos (el cuello del diente es su parte más superior, la que está casi en contacto con la encía) por desgaste a veces hay que cubrirlos.
  • No es recomendable en menores de 18 años
  • No es aconsejable aplicar tratamientos de blanqueamiento dental a embarazadas (Aunque he de decir que hace años cayó en mis manos un estudio que explicaba por qué este tratamiento sí es apto para una embarazada pero era de una marca interesada, lo que influye en su fiabilidad).
  • Hay que personalizar cada caso y tener en cuenta variantes como la edad del paciente, el grado de tintición de los dientes, etc. No vale el mismo blanqueamiento dental para todo el mundo

No respetar estas normas conlleva a hacer blanqueamientos descontrolados que desembocan en sensibilidades extremas e incluso crónicas, encías quemadas y resultados pobres que terminan por darle mala fama a un tratamiento que bajo mi punto de vista, y se ha demostrado que lo es, sumamente efectivo.

La mentira de las pastas de dientes blanqueadoras

Antes de adentrarme en el blanqueamiento en sí conviene que os explique algo importante.

El diente está formado por varias capas de tejido, el más conocido es el esmalte pero debajo tenemos la dentina. Y ahora viene la sorpresa: el esmalte es una capa de tejido translúcido, es decir, no tiene color; el color se lo confiere al diente la dentina.

Por tanto para poder blanquear un diente es necesario usar un producto que pueda penetrar bien en su interior. Con esta explicación creo por tanto que queda clara mi opinión sobre la efectividad que tienen las pastas blanqueadoras u otros remedios caseros….¡NINGUNA! 

¿Cómo funciona un blanqueamiento dental?

Dicho en pocas palabras: por contacto, es decir, mediante un agente blanqueador que suele venir en una jeringuilla a modo de gel viscoso y que colocamos sobre la superficie del diente.

El agente blanqueador por excelencia es el peróxido de hidrógeno el cual al entrar en contacto con el diente libera mediante una reacción de oxidación moléculas de oxígeno que penetran en la estructura del diente.

Estas moléculas de oxígeno rompen los enlaces de las moléculas pigmentadas y se integran en su estructura consiguiendo el aclaramiento dental.

Una vez que todas estas moléculas pigmentadas tienen su correspondiente molécula de oxígeno y por tanto ya no queda nada por blanquear se llega al tope, esto es, llegamos a un punto de saturación.

A partir de aquí continuar el blanqueamiento se convierte en algo crítico, por eso, repito, hay que CONTROLAR para que el blanqueamiento no sea contraproducente.

Seguro que has leído por ahí que también existe el peróxido de carbamida para hacer blanqueamientos, efectivamente es así pero lo que quizás no sabes es que este peróxido es la unión del peróxido de hidrógeno con urea así que volvemos al punto de partida. Para que te hagas una idea un 10% de peróxido de carbamida contiene 3,5% de peróxido de hidrógeno. 

Tipos de blanqueamiento

Existen tres maneras de hacer un blanqueamiento, en cuanto a efectividad la teoría dice que la ÚNICA diferencia entre ellos es el tiempo que tardas en conseguir el resultado, vamos que todos los caminos llevan a Roma. Estos son: 

Blanqueamiento en casa o ambulatorio:

Como su nombre indica, es un tipo de blanqueamiento que el paciente realiza “en su casa” bajo la supervisión del odontólogo. Consiste en la aplicación del agente blanqueador (peróxido de carbamida en concentraciones entre el 10-16%) en unas férulas muy finas y transparentes hechas a medida que se colocan sobre los dientes un número de horas determinado.

En la clínica yo soy fiel desde hace años a la marca Opalescence de Ultradent, por qué digo esto, porque cada fabricante tiene unas normas que hay que seguir a rajatabla para conseguir el resultado deseado, en mi caso el kit de blanqueamiento trae 8 jeringas y suelo emplear 4 semanas para hacer el tratamiento pero hay otros fabricantes que sólo traen 4 jeringas por kit por eso nunca te compares con tu vecin@

Blanqueamiento en clínica dental

Este blanqueamiento se realiza en sillón dental y consiste en la aplicación directa sobre el diente del agente blanqueador

En este caso es agente blanqueador es el peróxido de hidrógeno a concentraciones del 35-40% (espero que en este punto y vista la diferencia de concentración que hay entre los productos usados en casa y en clínica entiendas por qué hay cosas que no puedes hacer por tu cuenta si no quieres freírte los dientes).

Generalmente se aplican de 3 a 4 sesiones seguidas de entre 15 a 30 min de duración cada una (estos tiempos también varían en función del fabricante, de la concentración empleada, de la tolerancia del paciente y de si empleamos algún tipo de activación del proceso) – Blanqueamiento combinado: este blanqueamiento no es más que la combinación del de casa y 

Blanqueamiento combinado

Este blanqueamiento no es más que la combinación del de casa y el de clínica

Ventajas y desventajas de los tipos de blanqueamiento

Imposible dar una respuesta sobre cuál es el mejor, así que te daré mi opinión desde mi experiencia sobre cada uno de los tratamientos.

Blanqueamiento en casa:

El proceso es más largo pero bajo mi punto de vista el control que tienes sobre él es mayor. Me refiero a que son muchas las veces que he comenzado con un 10% y si a la semana veo que el paciente lo tolera le cambio al 16%.

Se va produciendo un blanqueamiento progresivo con un resultado que se aprecia cada día lo cual motiva y mucho al paciente. Si en algún momento aparece una sensibilidad excesiva detengo el tratamiento unos días o aplico flúor para remineralizar, en definitiva suele ser mi tratamiento de elección

Blanqueamiento en clínica:

La ventaja de este blanqueamiento es la rapidez del resultado, suelo hacerlo en pacientes que demandan un resultado inmediato o que se ven incapaces de llevar férulas para dormir.

El inconveniente que yo veo es que el resultado no es muy fiable, me explico, cuántas veces habré escuchado “me hice un blanqueamiento que me dejó los dientes muy blancos pero al día siguiente ya no estaban igual”.

Esto sucede porque mientras estás una hora con la boca abierta haciéndote el tratamiento los dientes dejan de recibir aporte de saliva y se deshidratan, esta deshidratación por sí misma hace que el diente parezca más blanco, en el momento que se rehidrata completamente (al día siguiente) la sensación de diente blanco se reduce. Es por ello que no suelo hacer este tratamiento de forma independiente si no combinado.

Blanqueamiento combinado

Podría decirse que este tipo de blanqueamiento tiene lo mejor de cada uno, lo empleo sobre todo en casos de pigmentaciones complicadas. 

¿Cuánto dura un blanqueamiento?

Pues eso dependerá del mantenimiento que tú hagas, yo tengo una paciente que se hizo el blanqueamiento hace años y está igual que el primer día, por supuesto no fuma, no toma café, no toma vino y tiene una higiene bucal de 10.

Quiero decir con esto que la durabilidad de un blanqueamiento puede ser muy amplia pero la realidad es que sometemos a nuestros dientes a agresiones constantes que hacen que se vuelvan a oscurecer.

Eso sí, se pueden perder tonos pero rara es la vez que se regresa al color inicial por ello es conveniente hacer mantenimientos cada vez que notes que lo necesitas. Un mantenimiento es un retoque no repetir el proceso completo 

¿El blanqueamieto produce sensibilidad?

A riesgo de parecer repetitiva diré que mientras la situación esté controlada es difícil que aparezca una sensibilidad extrema.

Es cierto que durante el tratamiento puede aparecer algo de sensibilidad que como ya he explicado podemos tratar y que una vez finalizado el tratamiento es totalmente reversible. 

Pues bien una vez dadas todas las explicaciones pasaré a resolver algunas dudas muy extendidas. 

¿Blanqueamiento con laser. Existe?

Pues siento decepcionarte pero NO. Es otro bulo más que se ha creado en torno al blanqueamiento. Esa lucecita azul que te ponen al hacerte un blanqueamiento en clínica es una LUZ LED, esta luz NO hace que los dientes se blanqueen más sino que se blanqueen más rápido, es por tanto un ACTIVADOR.

Blanqueamientos caseros…¿qué hay de verdad detrás de todo esto?

¿Recuerdas que al principio te he dicho que el color del diente está en la dentina? ¿Recuerdas que te he dicho que para blanquear el producto tiene que penetrar? Pues si aún así no lo terminas de entender te lo voy a explicar aun más claro

Efectivamente hay manchas (no alteraciones del color propiamente dichas) que aparecen en el esmalte por el café, el tabaco, el té, etc; estas manchas se eliminan haciendo una limpieza y hay otras como las manchas blancas o marrones que la única manera de eliminarlas es por abrasión es decir destruyendo tejido duro (esmalte).

Pues bien, usar bicarbonato, carbón activo, etc es como tener una turbina en la mano porque aclaran esmalte (no dentina) mediante abrasión y si a esto le sumas que quien utiliza estos productos suele cepillarse con cepillos duros, apretando como si no hubiese un mañana y más veces al día de las recomendadas pues ya tenemos el ambiente perfecto para generarnos nosotros mismo una sensibilidad irreversible y crónica porque día a día nos hemos aclarado el diente a costa de quitarnos esmalte.

A mis pacientes suelo decirles: “cogerías una piedra pómez y te darías con ella en los dientes todos los días”? Pues eso es lo que básicamente estas haciendo.

Con las pastas blanqueadores sucede más de lo mismo con matices. No digo que no puedan aclarar un poco el esmalte, aunque, como decía antes, más bien eliminan manchas superficiales.

El problema surge un poco cuando se utilizan de manera rutinaria porque siempre siempre siempre van asociadas a presión excesiva durante el cepillado y ya he dicho la consecuencia de esto

¿Los dientes con tetraciclinas se blanquean?

Por supuesto que sí.

Es cierto que es una situación con algunas limitaciones y en estos casos los blanqueamientos pueden durar más tiempo del normal pero blanquean.

Una cosa importante a tener en cuenta es que el paciente con dientes pigmentados por tetraciclinas suele tener un color “a bandas”, es decir, bandas de colores diferentes en el mismo diente.

Al hacer el blanqueamiento el diente se aprecia más claro pero las bandas se siguen notando, no hay una homogeneidad en el color. En estos casos, para conseguir un resultado homogéneo no queda otra que recurrir a carillas dentales

En resumen, un tratamiento de blanqueamiento dental bien hecho puede dar muy buenas resultados. Pero siempre debes hacerlo bajo supervisión profesional.

Si tienes más preguntas o quieres información sobre este y otros tratamientos de estética dental, escríbeme.

0/5 (0 Reviews)
Enviar Whatsapp
Hola, ¿alguna duda sobre nuestros servicios? Escríbenos directamente por aquí.