Qué son y para qué sirven las coronas dentales y en qué se diferencian de las carillas dentales

Me decido a escribir un artículo sobre las coronas porque veo que una de las preguntas que más os hacéis es qué diferencia hay entre una carilla y una corona.

Tanto la carilla como la corona están enmarcadas en lo que llamamos prótesis fija, es decir, algo que colocas sobre el diente y no te puedes quitar.

Mientras que la carilla sólo cubre la cara más externa del diente como ya he comentado en otras ocasiones, la corona recubre al diente en su totalidad, 360. La corona es al diente lo que el capuchón al boli.

Básicamente sus funciones son las mismas en cuanto a que también corrigen defectos de color, forma, tamaño y posición de los dientes con la diferencia que recurrimos a ellas cuando la destrucción del diente ya es bastante importante y de que pueden colocarse tanto sobre un diente como de un implante.

IMPORTANTE: de siempre se ha dado por sentado que tras un tratamiento de conductos (endodoncia) el diente deberá llevar una corona posteriormente, esto NO es una norma.

Es más, en mi caso cada vez recurro menos a este tratamiento ya que existe una solución que bajo mi punto de vista es mejor, una INCRUSTACIÓN (pero esto merece otro artículo aparte).

Otra de las diferencias es que para colocar una corona si o si hay que tallar el diente (ya sabemos que hay situaciones en las que para colocar carillas esto no es necesario) sin embargo y dado los espesores tan finos con los que ya se puede trabajar la cerámica estos tallados son cada vez más conservadores, menos agresivos.

La manera en que se realiza este tallado es la que ha ido evolucionando con el paso del tiempo hasta llegar a sistemáticas revolucionarias en nuestro sector como es la técnica BOPT pero esto ya es otra historia.

Lo importante de esto es que comprendas por qué hay que tallar el diente y la respuesta es tan sencilla como que si no, la corona no entra.

Como paciente la clasificación que más te puede interesar es la que depende de qué material estén hechas y aquí voy a ser concisa para no marear ya que si me remonto años atrás os tendría que empezar a hablar de metales preciosos como el oro y no es plan de aburrir así que al grano!!

1. Coronas de metal-cerámica o las de toda la vida

Estas coronas llevan metal por dentro y cerámica feldespática por fuera (cerámica pura).

Son coronas resistentes y cada vez más se tiende a colocarlas solamente en sectores posteriores, es decir, en molares e incluso premolares. Esto es debido a que estos dientes soportan las cargas masticatorias y necesitan una prótesis que las resista, sin embargo en cuanto a estética dejan un poco que desear.

Seguro que alguna vez has visto a alguien que lleva coronas y se le nota la encía gris pues es gracias a que lleva metal cerámica; al llevar metal por dentro son prótesis muy opacas, no dejan pasar la luz a través y eso hace que pierdan naturalidad. Por tanto, efectivas SI, estéticas NO.

2. Coronas de zirconio

Al zirconio le pongo a parte porque hay mucho que decir sobre él, el zirconio en estado puro efectivamente es un metal

La confusión viene porque en Odontología lo que se usa es ZIRCONIA que es cerámica de zirconio así que si nos guiamos por su composición química es un material cerámico de alta resistencia, el que más.

Lo que sucede es que el término zirconio se ha extendido y lo usamos para ambos materiales.

Al igual que sucede con las coronas metal cerámica las de zirconio llevan zirconio por dentro y cerámica pura por fuera, el problema que había antes es que la cerámica se partía porque la union química y mecánica zirconio-cerámica no era buena (a eso lo llamamos chipping).

Y aquí me meto de lleno en el ya famoso ZIRCONIO MONOLÍTICO que surge para evitar el chipping, ya que una corona monolítica está hecha exclusivamente de zirconio, no lleva recubrimiento cerámico o lleva muy poco en zonas estratégicas de manera que únicamente se maquilla y glasea para darle un aspecto natural.

Otro inconveniente es la adhesión, el zirconio no tiene buena adhesión al diente es por ello que no me cansaré de repetir que NO EXISTEN CARILLAS DE ZIRCONIO o dicho de otro modo no se deberían hacer porque se caerán.

Si embargo en comparación con el metal tradicional es más estético en cuanto a que esa sombra gris nunca la verás.

Estas coronas se pueden usar tanto en los dientes de delante como en los de atrás con algún que otro “pero” en la región anterior

3. Coronas cerámica

Dentro de las coronas cerámicas podemos enmarcar también un grupo amplio pero me centraré en las más comunes que son las de cerámica feldespática o pura y las de disilicato de litio (E-Max). Aquí no me extiendo demasiado en cuanto a propiedades porque estas cerámicas son las que también se emplean en las carillas así que “bichea” por mi web que ya he hablado de ello.

Solamente os diré que en forma de coronas las cerámicas se emplean más en los dientes anteriores porque son más estéticas y algo menos resistentes que las anteriores pero en honor a la verdad están evolucionando tanto que en según qué casos podemos colocarlas también a nivel posterior sobre todo el disilicato de litio.

4. Coronas de resina

Estas coronas tienen un carácter provisional y son las que se colocan tras tallar el diente. Tienen una función muy importante: protegen al diente hasta que podemos colocar la definitiva y permiten al paciente adaptarse desde un punto de vista estético y funcional en casos de modificaciones importantes

En líneas generales, la elección del material dependerá de muchos factores: de cuál sea el diente a rehabilitar (no es lo mismo un incisivo que un molar), de la presencia de parafunciones (bruxismo), de la demanda estética del paciente y de su capacidad económica, etc por eso responder a preguntas tipo qué es mejor zirconio o porcelana? Es literalmente imposible

Beneficios o cuándo es necesario colocar una corona

Como he comentado al principio, una corona protegerá aquellos dientes (y cuando hablo de dientes hablo de todos, anteriores y posteriores) que hayan sufrido grandes destrucciones ya sea por caries ya sea por desgastes pero sobre todo nos permiten recuperar la anatomía perdida por estas causas.

Si quieres saber por qué es tan importante echa un vistazo al artículo sobre bruxismo.

¿Cuesta adaptarse a las coronas?

NO, siempre y cuando tengan un diseño biológico y funcional acorde a cada boca, no es cuestión de inventar si no de reproducir lo perdido.

¿Cuánto dura una corona y cómo la tengo que cuidar?


Las coronas pueden durar en boca muchísimos años, más de 20, sobre todo si se eligió el material adecuado sin embargo como todo tiene un mantenimiento.

La creencia en muchos pacientes sobre todo cuando llevan muchas coronas en boca es que como ya tienen los dientes tapados casi que no hace falta ni lavarlos…ERROR!!

Efectivamente la cerámica tiene la propiedad de no acumular placa dental pero sigue habiendo un diente y alrededor hay una encía así que la unión corona-encía hay que cuidarla y mucho porque si se empiezan a colar bacterias se empieza a formar caries por dentro (una caries que no se ve) y las encías se inflaman para posteriormente retraerse.

Por tanto, cepillado diario a ser posible las tres veces recomendadas y uso de irrigadores.

Y para terminar, como siempre digo, esto es Medicina, no son Matemáticas, lo que vale para unos pacientes no vale para otros y lo que le ha funcionado a tu vecino puede no funcionarte a ti

0/5 (0 Reviews)
Enviar Whatsapp
Hola, ¿alguna duda sobre nuestros servicios? Escríbenos directamente por aquí.